Here the planet

Ruta por Tanzania de 30 días

En este post hablaremos de la ruta por Tanzania de 30 días, que hicimos durante este increíble viaje. Destacaremos los diferentes puntos que fuimos visitando, resaltando las historias que más marcaron nuestro viaje durante todo el recorrido.

Os mencionaremos las principales ciudades, pero dentro de cada una de ellas os descubriremos otros lugares de gran importancia.

Antes de comenzar a hablar de todos sus puntos y rincones, un poco de ‘culturilla’ general, si, nos las vamos a dar de culturetas. 

Tanzania es un país de África oriental, con capital en Dodoma, situado muy cerca de la línea del ecuador. Los países limítrofes son al norte Kenia y Uganda, al oeste Ruanda, Burundi y la República Democrática del Congo y al sur Zambia, Malawi y Mozambique.

Aunque son muchos los idiomas hablados en Tanzania, el suajili se considera el idioma oficial, aunque se mantiene el inglés como una de las lenguas más habladas debido a los tiempos de colonización.

Dicho esto, comienza nuestra ruta por Tanzania de 30 días, a continuación, marcamos los diferentes puntos a destacar:

Dar es Salaam

Comúnmente conocida como Dar, que el nombre completo es muy largo. Es la ciudad más grande de todo el país, aunque no es la capital oficial se conoce como la capital financiera.

Es una ciudad, básicamente con el mismo estilo de vida que las demás ciudades en Tanzania, pero el triple de grande, por lo tanto, el triple de gente y el triple de barullo.

Podríamos decir que nosotros tenemos sentimientos encontrados con esta ciudad, fue la primera ciudad que pisamos al llegar al continente africano.

Os podéis imaginar nuestra cara al ver aquel caos y encima a las once de la noche. 

Pero tras 20 días visitando el país, volvimos allí para cruzar a Zanzíbar y nuestro concepto de la ciudad había cambiado por completo. Éramos ya como unos tanzanos más, así que no sentíamos el caos como el primer día, ¡de hecho nos pareció súper tranquila! 

Pues bien, llegamos al aeropuerto de Dar,  esa noche nos quedábamos en un Couchsurfing, para aquel que no lo sepa es una aplicación a través de la cual contactas con personas que ofrecen un hueco en su casa para que puedas hospedarte. Es como “surfear el sofá” de alguien.

Así que cogimos un Uber, (Sí amigos, en Tanzania hay Uber), nos acercó a un mercado, porque en Tanzania todo está rodeado de mercados, ya que allí habíamos quedado con Kabi, nuestro anfitrión,  para que nos recogiera y nos llevara a su casa.

DSC00001

Llegamos al mercado para buscar a nuestro ‘couch’, sin internet para escribirle, sin móvil para llamarle y claro sin dinero en efectivo, todo muy bien planeado. Pero no pasa nada, porque después de un rato esperando a ver si dábamos con él , el conductor de Uber nos comentó que prefería no dejarnos solos por aquella zona, ya que era peligroso para nosotros, eso nos tranquilizó muchísimo, la verdad. Nótese nuestra ironía en las palabras… 

Finalmente, ya con Kabi, nuestro couch, sanos y salvos, conseguimos llegar a su casa, por unas carreteras muy bien asfaltadas, que aún nos preguntamos cómo siguen vivos los bajos de los coches.

Primer día, amanecemos en Tanzania, una sensación de lo más rara. Algo como: «Bueno, pues ya estamos aquí».

La casa de Kabi estaba un poco lejos del centro de la ciudad, pero solo por su simpatía y la de su madre, que nos dio de desayunar un buen té tanzano acompañado de chapati recién hecho, merecía la pena.

 

IMG_20191009_093014-1

Nuestro primer día allí fue más para organizarnos, así que decidimos acercarnos al centro para conocer más sobre la vida tanzana.

Cuando llegamos al centro, lo primero fue buscarnos unas tarjetas sim para poder comunicarnos durante todo el tiempo que íbamos a estar allí  y luego exploramos la ciudad.

Descubre cómo tener internet en Tanzania

Mini consejo planetario, si os acercáis al puerto de Dar, probablemente se os acerque mucha gente queriendo acompañarte por la ciudad, para que luego les des dinero, aunque sintáis que estáis siendo un poco bordes, decidles que no. Nosotros no lo hicimos, error de primerizos. 

Así que tuvimos a un ‘amigo’ acompañándonos por toda la ciudad, hasta el punto de que llegamos a un sitio a comer y se sentó con nosotros, tuvimos que decirle amablemente que queríamos estar solos. Sí, estábamos siendo bordes, pero es que no se despegaba de nosotros por muchas indirectas que le mandáramos, ¿sería el idioma?, ¿o más bien la cara de parguelas que teníamos? Pinta que lo segundo… 

Bueno, pero no penséis mal de nosotros, que le invitamos a una cerveza. 

DSC00002
DSC00006

Aquí os dejamos una lista de algunos sitios que podéis visitar en Dar-Es- Salam, que pueden ser de vuestro interés:

Fish market, para conocer el típico mercado de pescado tanzano. Donde también podéis encontrar el marisco típico de la zona.

New Kisutu market: este mercado lo encontramos por casualidad y es interesante ver la cantidad de frutas, verduras, que tienen. Ya si queréis podéis aprovechar para comprar algún mango o cualquier cosa que os apetezca. Comprad mangos, en serio… 

Clock Tower: es un monumento, considerado como punto turístico para visitar, o eso leímos nosotros cuando buscamos por internet. Pero os vamos a contar un secreto, aquí sin que nos escuche nadie, es una torre con un reloj, un poco ‘fea’ en medio de una rotonda. Sin más.

Pero, es un buen punto de referencia para saber dónde está el centro de la ciudad. Ya que la organización de la ciudad es un poco confusa. Muy confusa.

J.M mall: en este centro comercial, cerca de la ‘clock tower’, encontraréis varias tiendas de telefonía móvil, donde podéis haceros la nueva tarjeta sim si fuisteis tan bien precavidos nosotros.

Si no lo sois, aquí tenéis una ayudita: de parte de los amigos de HolaFly.

Si buscáis un sitio para comer, tenéis varias opciones, comentaros que, aunque de primeras la mayoría de los bares tienen un aspecto, digamos ‘peculiar’, en Tanzania la mayoría de los sitios son así. Así que sentaos en cualquiera que os llame la atención y a comer pollo, pollo everywhere, everytime. 

En Dar solamente estuvimos un día, por lo que nuestra experiencia en la ciudad fue bastante corta.

Al día siguiente salíamos para Moshi, cogíamos un bus en una compañía de lujo, como buenos señores que somos, más que un lujo era un ‘lujazo’ y rumbo a nuestra siguiente parada. (Ironía siempre ON).

Pero recordad para saber todo sobre transportes mejor lo leéis en nuestro otro post.

IMG_20191010_105750-2

Como dato informativo, los autobuses hacen paradas muy cortas: para que puedas ir al baño y la que hacen para comer. Esta última es más bien para comprar algo y luego comértelo en el autobús. Concentración y mezcla de olores mientras continúas el viaje, un verdadero placer.

Ah, pero no te preocupes si te quedas con hambre o sed, porque en cada parada que hace el autobús para que se baje y / o suba gente, se acercan miles de personas a las ventanas del autobús ofreciéndote todo tipo de cosas, incluso, en ocasiones algunos se suben al autobús y se quedan alguna parada ofreciéndote lo que venden. 

La vida en Tanzania es así, se trata de vivir el día a día, dependiendo siempre de lo que hayan podido vender. Así que tienen que aprovechar cualquier oportunidad para poder ganar algo, bastante comprensible.

IMG_20191024_180144-1

Moshi

Continuamos con nuestra ruta por Tanzania de 30 días. Segunda parada, Moshi, región del monte Kilimanjaro. Situada a la ladera sur del ‘Kili’. Probablemente una de las ciudades más turísticas de Tanzania, donde miles de personas acuden cada año para escalar el techo de África..

Allí íbamos a vivir nuestra primera experiencia en Workaway, si no lo conoces, es una web en la que diferentes empresas te ofrecen alojamiento y en ocasiones manutención, a cambio de que les eches una mano en su negocio.

IMG_20191011_164601-1
DSC_0618 reeditar-1

Hillary Matemu, iba a ser el protagonista de nuestra estancia allí. Dueño de una tienda de alquiler y venta de bicis, a la vez que organizador de tours en bicicleta para turistas, de uno o varios días, dependiendo del recorrido. Para saber un poco más sobre su negocio, puedes meterte en su web y conocer todo lo que ofrece One Bike..

Como Hillary y toda la familia de One Bike, fue una parte importante del viaje, hemos decidido dedicarle un post contando toda nuestra experiencia con ellos. Puedes leer más aquí sobre cómo colaboramos con ellos durante un tour que hicimos por todo el norte de Tanzania. ¡INCREÍBLE!

 ¡Además puedes ver aquí nuestro vídeo promocional de toda la ruta que hicimos para OneBike!

Continuando con Moshi, es una ciudad más tranquila que Dar. Aunque la vida caótica tan representativa de Tanzania, también se palpa por todas sus calles. Digamos que es algo inherente al propio país y su cultura.

CONSEJOS: Qué hacer y qué visitar en Moshi

El Taj Mahal: este es un bar donde nos hicimos socios, clientes vips y a punto de quedarnos allí a vivir estuvimos. Tenéis que ir para probar las pizzas de Zanzíbar, muy típicas del lugar. De hecho, nada más bajaros del bus, el tren, el coche, moto o burro que os lleve a Moshi, ir allí a comer.

IMG_20191010_200410_1-2

 

 Os contamos más sobre la comida en el país.

Vosotros diréis, bueno no será para tanto, estábais en Moshi y hablamos de una comida típica de Zanzíbar, exagerados.

No señores, no estamos exagerando, no solo porque estaban muy buenas, sino porque eran muy, muy, muy baratas. 

Aquello lo podríamos llamar la panacea, estamos seguros de que las pizzas del Taj Mahal nos alargaron la vida.

Pagas 500TSH, es decir, 18 céntimos de euro y te comes una pizza, pero si te quedas con hambre y decides comerte dos, o tres o hasta cinco pizzas, has pagado tan solo un euro y sales rodando del local. ¡Una locura! 

Ojo, que hablamos de las pizzas de Zanzíbar, no son como una normal que os estáis imaginando, vale que somos unos gordos, pero tenemos un límite, ¿o no? 

Además, puedes pedirte las famosas barbacoas tanzanas u otras cosas, aunque no merecen tanto la pena. Mejor cebarse a pizzas, hacednos caso.

The Haria Hotel: nuestro rincón favorito de Moshi. Un hostel que tiene una terraza a la que puedes acceder sin necesidad de estar alojado. Allí puedes disfrutar de una cerveza en un lugar con vistas a todo Moshi, no, es broma, no tiene tanta altura, pero es muy agradable, creo que solo se ve el edificio de enfrente.

Es donde nos solíamos reunir todos los que estábamos trabajando en One Bike, fijos y gente de Workaway, ya sabéis después del duro trabajo, una ‘cervecita’, o unas cuantas claro.

IMG_20191010_183516-1

Materuni Waterfalls, son unas cascadas que están dentro de una reserva natural en dirección al Kilimanjaro. 

DSC00142-4

Merece la pena hacerse la ruta hasta las cascadas, para acceder al parque tienes que pagar TSH 10.000 por persona (3,60€). Una vez que accedes vas por un camino, nada complicado (hasta nosotros pudimos hacerlo ) hasta llegar a las cascadas.
(fotos cascadas)

Mini consejo planetario, llévate bañador o no, si eres más partidario del nudismo, eso ya depende de ti y cuando estés allí báñate bajo la inmensa cascada, es realmente una experiencia religiosa…

Sentir que resucito si me tocas… 

Vale, ya paramos.

Contigo, cada instante en cada cosa… 

Vale, ya, en serio.

IMG_20191012_153431-5

A la vuelta de las cascadas Materuni, tienes como parada obligatoria alguna de las casas / bares que hay por el camino, para probar la cerveza de plátano artesana.

A ver como os explicamos esto, para que os hagáis una idea. Te dan un vaso que rellenan directamente de una cubeta o algo por el estilo donde tienen la cerveza ya fermentada.

Este vaso por supuesto se comparte entre todos, ya que tiene el tamaño casi de una maceta, aquí no hay escrúpulos. Cuando vas a dar un sorbo, tienes que soplar para apartar todas las semillas que están flotando en la superficie y luego cuando te lanzas, cual aventurero, descubres un sabor que no sabríamos muy bien cómo describir, tienes que probarlo para saberlo.

¿Qué si estaba bueno?, pues no queremos desprestigiar las costumbres de ningún lugar, pero aquello lo que se dice a cerveza, no sabía precisamente. 

No, nos gustó, siendo sinceros. Pero todo es acostumbrarse, los que estaban allí en el bar tenían pinta de haberse más que acostumbrado, eso o vivían en un estado de nirvana permanente.

Kikuletwa Hotsprings: son unas aguas termales a unos 30 km de Moshi, es un lugar al que va mucha gente, pero si te apetece hacer una ruta y luego bañarte, es una buena opción.

Mercado: como en todos los lugares de Tanzania, hay un mercado, así que Moshi no iba a ser menos. Entre Mission street y Mawenzi road, hay gente vendiendo todo tipo de cosas, comida, ropa, cassettes de Camela, lo que tu quieras…

Lugar perfecto para comprar aguacates y practicar el regateo, eso, sobre todo, nada de aceptar el primer precio, que así no estás viviendo la esencia tanzana.

Durante nuestros días en Moshi, básicamente íbamos a la tienda de bicis a trabajar por las mañanas, pasábamos el día haciendo algún arreglo y luego a disfrutar de la vida nocturna tanzana.

Dio la casualidad de que por primera vez montaron un Oktoberfest allí, así que fuimos a ver cómo era mezclar la cultura alemana con la tanzana. Conclusión, no funciona. Si algo es auténtico, por favor no lo intentéis estropear, que es más bonito así. 

IMG_20191011_203220_1-3

Allí también conocimos a algunas personas como,  Mama Sam, así la llaman los lugareños, una mujer española que hace diez años había decidido afincar su vida en Moshi y montar un hostal y una escuela para los niños de allí. 

A Musa, un chico que se dedicaba a pintar cuadros y venderlos, además de ayudar a llevar un orfanato donde él se había criado desde pequeño.

Musa, nos enseñó la vida en el orfanato y como muchos niños pasan allí toda su infancia.

No fue únicamente con Musa con quien tuvimos la oportunidad de colaborar intentando aportar nuestro pequeño grano de arena a la sociedad tanzana. Por ello hemos decidido dedicarle un post entero, hablando de cómo colaborar con orfanatos o asociaciones de allí, creemos que es una labor necesaria y por ello queremos darle la importancia que necesita. En este post podrás ver nuestro vídeo que hicimos sobre esta apasionante experiencia.

No solo por la labor, sino porque nos resulta importante resaltar el carácter de la gente tanzana, la bondad y solidaridad que les hace ser como son.

Tras semana y media en Moshi, compartiendo aventuras con la familia de One Bike continuamos nuestra ruta hacia nuestro siguiente destino, Arusha.

Para llegar a Arusha, no tienes más que acercarte a la estación de autobuses de Moshi y coger un ‘dalla dalla’ en el momento, (si no sabes que es un Dalla dalla, ve corriendo a descubrirlo, pero vuelve eh), esperar a que se llene, hacer millones de paradas cada dos minutos, desesperarte, reírte con el de al lado, y entonces llegar a tu destino. 

Algo, ‘sencillito’, para que nos entendáis.

Nosotros íbamos poco cargados, simplemente llevábamos, cuatro mochilas y una maleta con cosas que habíamos llevado desde España para los niños. Poca cosa,  ligeros y sin agobios

Mini consejo planetario, vayas donde vayas en Tanzania, no tengas prisa, no te desesperes ni tengas en cuenta los horarios. Allí la vida va «pole, pole», es decir, lento, con calma, muy pausadamente, el reloj va al revés, las horas no se cuentan, tu relax rafiki (amigo), prisa mata, que la vida hay que saborearla.

Arusha

La capital más grande del norte, situada entre el Kilimanjaro y el Ngorongoro. A los pies del imponente monte Meru.

Es la ciudad de paso para muchos turistas, ya que se encuentra cercana al aeropuerto del Kilimanjaro, el segundo más importante del país.

Durante nuestra estancia en Arusha, estuvimos en casa de Kunta, un chico que encontramos en Couchsurfing y que nos hospedó durante unos días.

Kunta tenía unos perros a los que por supuesto nosotros bautizamos como consideramos, Alberto se hizo muy amigo de ‘Bichitos’, creo que os hacéis una idea de porqué lo llamábamos así, pero nosotros lo queríamos tal como era. ¡Bichitos te echamos de menos!

Mini consejo planetario, mejor que no tengas fobia a bichos ni a nada, rafiki vas a viajar a Tanzania, lugar de animales salvajes, bichos y serpientes venenosas.

Lugares que visitar cerca de Arusha

Arusha national park: si estás por Arusha y quieres hacer un safari, este es una de las reservas naturales más cercanas de la zona, dentro del territorio del monte Meru.

Cráter del Ngorongoro: este lugar se encuentra dentro de la reserva natural del Ngorongoro, a menos de 200km de Arusha. Se trata de la mayor caldera volcánica del mundo, se formó hace millones de años, cuando un volcán explotó y colapsó hace millones de años.

Es probablemente uno de los lugares más demandados para hacer un safari dentro de este país, ya que se considera una de las áreas más reducidas donde se puede ver la mayor concentración de especies, además de poder ver a los cinco grandes: león, leopardo, elefante, búfalo y rinoceronte.

Nosotros nos planteamos ir, porque tiene que ser impresionante ver el cráter y todo tipo de animales, pero finalmente decidimos que, para estar metidos en un 4×4,  tras otros todoterrenos, esperando como en la cola del supermercado, y ansiando poder ver a un animal, no terminamos de verle el encanto. Pero eso ya depende de lo que tu estés buscando.

Durante toda nuestra ruta por Tanzania de 30 días, estuvimos informándonos sobre la posibilidad de hacer un safari, preguntamos como a cinco mil empresas aproximadamente.

Si queréis saber cuál fue nuestra decisión, os la contamos un poco más abajo. ¡Sigue leyendo!

Monte Meru waterfalls: Arusha, como hemos mencionado antes, se encuentra a los pies del monte Meru. Además del parque nacional, hay unas cascadas que se encuentran antes de llegar al parque, es un camino un poco largo dependiendo del punto en el que os encontréis, pero merece la pena visitarlo.

IMG_20191022_123712-1
IMG_20191022_144624-2

Aunque no lleguéis a las cascadas, podéis haceros un tramo de la ruta.

Para nosotros, esto es lo que más merece la pena de Tanzania, los lugares alejados de las ciudades, donde vais recorriendo pequeñas aldeas y vas encontrándote gente de todo tipo. Porque sí, en Tanzania hay gente por todos lados, cuando parece que estás en un lugar alejado de toda civilización, aparecen personas y ni siquiera sabes muy bien de dónde. 

Por supuesto estés en el lugar que estés , nunca vas a dejar de ser el Mzungu (hombre blanco), que pasa por allí.

Dato informativo, probablemente la palabra mzungu sea la que más escuchéis durante todo el viaje, a veces hasta te señalaran como si hubieran visto un fantasma al grito de «¡Mzungu, mzungu!».

Mini consejo planetario, no te tomes mal que te llamen así por cualquier lugar al que vayas. Tenemos que deciros que a nosotros al principio nos parecía un tanto extraño, que nos señalaran para indicarle a la persona que tenían al lado: ‘mira un mzungu’ como si nunca hubieran visto un hombre blanco. Hasta que te acostumbras y ves que para ellos es normal, a veces les respondíamos en inglés, algo como: ‘mira un hombre negro’, algo que era evidente, pero ellos hasta se reían.

Qué visitar dentro de la ciudad de Arusha

Clock Tower: Sí, parece que en todas las ciudades hay una torre con un reloj considerada como monumento. Pues eso, un punto para utilizar como referencia y para mirar la hora.

Maasai market: este es un mercado muy típico de allí, sobre todo si eres turista, pero aun así aconsejamos visitarlo. Son una serie de puestos en los que venden diferentes artesanías. Cuando vas a comprar algo en alguno de los puestos, crees que es exclusivo y que vas a comprar un Picasso a bajo precio, con su previo regateo, por supuesto, hasta que decides seguir dando una vuelta y te das cuenta de que en todos venden prácticamente lo mismo.

IMG_20191023_161133-1

Nosotros nos compramos unas máscaras muy ‘chachis’ de un elefante y un impala. Sí, caímos en la trampa, pero bien felices que nos fuimos con nuestras máscaras.

Así que esto es, al mejor postor.

Arusha Stadium: pues como bien dice la palabra, esto es el estadio de fútbol de Arusha. Tenemos que deciros que lo encontramos por casualidad y bueno si tu idea es encontrarte el Camp Nou tanzano, mejor quédate con eso, con la idea. Pero tiene su gracia entrar allí a echar un vistazo, porque las puertas estaban abiertas. Ya sabes la filosofía tanzana de compartir es vivir.

Central market: el mercado típico que hay en todas las ciudades,  un lugar para pasear tranquilamente sin que el bullicio te agobie y la gente intente acercarse a venderte todo tipo de cosas.

De todo lo mencionado anteriormente, nada es cierto, evidentemente hay mucho barullo de gente, es casi imposible andar sin que te intenten vender algo, pero Tanzania es así y eso es lo que la hace especial.

Venden todo tipo de cosas, además este mercado probablemente es de los más grandes que visitamos, o eso nos pareció a nosotros, de la cantidad de gente que había.

DSC00046-1

Unos días antes de viajar, decidimos bajarnos una guía para informarnos de algunas cosas a medida que hacíamos nuestra por Tanzania de 30 días.

Claro, porque no existía esta guía super chachi de Here the planet, que puedes adquirir en cualquier kiosko de tu pueblo o ciudad, pregunta a tu kioskero por la nueva revista llamada: Here the planet, una pareja de simpáticos viajando por el mundo y si compras todos los fascículos, de regalo te llevas una furgoneta camper. 

Bueno algún día puede que esto sea verdad, quien sabe, de momento puedes meterte en nuestro blog de manera gratuita, cuantas veces necesites e informarte de todo lo necesario sobre la ruta por Tanzania de 30 días. 

Eh, y si ves que algo se nos ha pasado, o tienes alguna duda de lo que sea, siéntete libre y coméntanos. ¡te responderemos raudos y veloces!

Bueno, tras este breve espacio publicitario, que a veces también toca. Continuamos con la ruta.

Pizza Stop: es un lugar al que fuimos a cenar porque leímos en la guía, que tenía muy buenas recomendaciones. Lo venden como comida diferente, así que ya sabéis lo que terminamos comiendo nosotros, ¿no? Pollo con patatas y arroz, algo muy diferente a lo que ya habíamos comido durante toda la ruta.

Pero aquí debemos resaltar los diferentes niveles de picante del pollo: si lees «Piri piri», ni preguntes por ello. Es algo así como que pica mucho, para que lo tengas en cuenta. Ahí te va otro mini consejo planetario para que no te arda la boca, o si, si te va la marcha…eh picantón…   .

DSC01317-1

Khan’s Barbeque: este un lugar por el que pasamos, pero tenemos que deciros que no paramos.

Se trata de un señor que durante el día tiene una tienda y luego lo convierte en un puesto de comida, vendiendo barbacoas. Ya sabéis comida a la barbacoa, no la barbacoa como tal. Que ya os estamos viendo, yendo a comprar carne al mercado para hacérosla vosotros mismos.

Leímos que era de los mejores sitios para comer en Arusha, así que, si decides ir y probarlo, haznos el favor y escríbenos que tal te ha parecido. 

Si por lo que sea no te ha gustado, mejor no nos escribas, seamos amigos. 

Mini consejo planetario, ya lo hemos mencionado anteriormente, pero queremos que os quede claro, no tengas miedo a comer en los puestos de la calle, la mayoría de los lugares en Tanzania son así, personas que tienen un puesto y se dedican a hacer pollo en una parrilla, bueno y más tipos de carne, pero sobre todo pollo. ¡Te sorprenderás!

Después de unos cuatro días recorriendo Arusha, decidimos viajar a nuestra siguiente parada.

Antes de contaros cómo conseguimos llegar a Mwanza, queremos mencionaros alguna cosa más que vivimos en Arusha.

No vayas con temor, pero sí se precavido, en un punto determinado de la ciudad, cuando estábamos pasando por un puente, vino una chica corriendo detrás de nosotros para avisarnos que tuviéramos cuidado en ese lugar porque robaban mucho. Muy simpática la chica, por cierto, correr detrás de nosotros solo para avisarnos.  

En Arusha conocimos a Godson (hijo de dios), vale no es que nosotros queramos llamarlo así, pero Tanzania es un país donde la gente está muy marcada por la religión y por lo visto ese nombre es muy típico.

Godson nos enseñó la labor que hacen en una escuela y con un grupo de mujeres a las que ayudaba a ser autosuficientes. Pero ya sabéis, para saber más sobre nuestra colaboración allí, mejor lo leéis aquí.

Bien, pues llegó el momento de viajar a Mwanza, y ¿cómo?, en autobús por supuesto.

Coges un autobús desde una estación pequeña de Arusha (infórmate cómo aquí) y estás metido unas catorce horas hasta que llegas a Mwanza.

Catorce horas con sus cinco mil paradas, su ‘paradita’ para comer / comprar comida. Pero aquí nosotros fuimos mucho más espabilados, porque ya estábamos aprendiendo cómo era la vida tanzana y pudimos comprar, ir al baño y nos sobró hasta tiempo, pero sin correr, «¡Pole, pole!».

Mwanza

Situada al noroeste de Tanzania a orillas del lago Victoria. Este lago es el segundo más grande del mundo, compartido entre Tanzania, Uganda y Kenia, aunque es en Tanzania donde se encuentra la parte más grande del lago..

Mwanza es en cuanto a tamaño la segunda ciudad más grande del país.

DSC00255-6

 

¿A que no sabéis lo que también tiene como otras ciudades?, un mercado. Sí, habéis acertado, pero como ya lo hemos ido comentando a lo largo de toda la ruta, aquí no comentaremos más sobre su mercado, simplemente que sepáis que también hay uno.

Cuando llegamos a Mwanza, después de catorce horas de autobús y bastante cansados decidimos que esa semana nos la íbamos a tomar con más tranquilidad.

La idea inicial era ir a un Workaway, pero el día antes de viajar allí, decidimos escribirle al anfitrión, ya sabéis por aquello de decirle, ¿recuerdas que mañana vamos a pasar una semana en tu casa? y entonces nos llevamos una gran sorpresa, el anfitrión nos dijo que no podía alojarnos en su casa. 

Menos mal que allí todo va, ¿cómo?, así es, "pole, pole" y siempre hay solución para todo.

Así que de camino a Mwanza estuvimos mirando varias opciones de couchsurfing y sin recibir ninguna contestación decidimos alojarnos en un hostal bastante céntrico. 

Qúe hacer y qué visitar en Mwanza

Lo interesante de Mwanza es que el hecho de estar en el lago Victoria, le da mucho atractivo turístico a la ciudad, además de varias actividades que hacer entorno al lago.

Bismarck rock: son unas rocas muy representativas del lugar. Para poder disfrutar divisando las rocas, si eso es, divisar unas rocas, y la profundidad del lago Victoria, debes ir a unos pequeños jardines que para acceder pagas TSH 1000 y puedes sentarte allí , ver el lago, sacar unas fotos o simplemente descansar a la sombra, vamos, tumbarte a la bartola.

DSC00057-1
DSC_0169-3
DSC_0157-1

Fish market: cuando vas a ver las Bismarck rock, a la orilla del lago hay atracados un par de botes que te ofrecen hacer una ruta por el lago visitando diferentes puntos, entre ellos el mercado de pescado.

Nosotros decidimos hacer esta excursión en barco. Nos costó unos 25000TSH cada uno (menos de 10€), eso sí, poniendo en práctica nuestro aprendizaje en el noble arte del regateo.

La ruta se hacía por la tarde para que coincidiese con el atardecer, te montas en el bote y el primer punto al que te llevan es al mercado de pescado, allí nuestro amigo Gabriel, nos iba explicando todos los detalles de cómo se seca determinado tipo de pescado, como lo exportan…

Realmente es digno de ver, porque no tiene mucho que ver con las lonjas de España.

Mini consejo planetario, si eres un poco especial con los olores, mejor no te adentres en el mercado. Sí, olía mucho a pescado, como era de esperar, pero la verdad que en algunos puntos se concentraban olores un tanto peculiares.

Hacemos especial mención a una especie de pájaro que llevábamos viendo durante todo el viaje, pero dentro del mercado encontramos multitud de ellos, conocido como Marabú africano. Digamos que era un pájaro difícil de mirar, vamos, que no era muy bonito. Alberto lo veía horrible, a Cia le hacía gracia y cada vez que veíamos uno, le sacaba una foto, cual modelo de Victoria’s Secret. 

Ojo, gracia, como cuando te presentan al bebé de alguien y es más feo que Picio y dices ¡que gracioso!, por no decir madre mía, pero de dónde ha salido este gremlin. Ese nivel.

Nos contaron que es una especie muy protegida en Tanzania y que si les dañas puedes ir incluso a la cárcel. 

DSC_0158-2

Después de ahí vuelves al bote y continuas la ruta rodeando diferentes puntos del lago, en algunos te bajas, otros simplemente los ves desde la lancha.

El último punto es una roca desde donde se ve el atardecer y que nosotros aprovechamos para sacar un par de miles de fotos, desde más arriba, desde más abajo, a un lado, a otro. Creo que no nos dejamos ningún ángulo por sacar. 

DSC00344-3

Saanane island: es una de las islas que se encuentran en medio del lago Victoria, muy cerca a Mwanza. Si decidís hacer la ruta en el barco, la bordearéis, pero solo para verla de pasada.

Nos estuvimos informando sobre esta isla, ya que se organizan safaris en su interior, hasta que nos enteramos, que al ser una isla pequeña tienen a algunos animales enjaulados, así que, no estábamos en la tierra donde los animales viven en libertad y en su hábitat natural, para ir a un zoo. No vamos en nuestro país, no íbamos a hacerlo en Tanzania. 

Este punto en realidad más que como punto a resaltar en tu visita a Mwanza, queríamos hacer una llamada de atención y una reivindicación a decir ¡NO! a los animales enjaulados.

Rubondo island:  es otra isla, más grande a la anterior mencionada. Esta se encuentra un poco más alejada de Mwanza, para llegar hasta allí primero debes llegar al pueblo de Kasenda en autobús o coche desde Mwanza, unas 4 horas aproximadamente. Una vez que llegas allí desde el puerto coges un barco que cruza a la isla.

En esta isla se pueden hacer safaris y hay también lugares donde alojarte.

Nosotros después de mucho intentar llegar a un acuerdo con el conductor que ofrecía llevarnos hasta Kasenda y mirar varias opciones, decidimos que no nos compensaba el precio que íbamos a pagar por ello, ni por el barco que con el que cruzas directamente a la isla.

Si tenéis la oportunidad de ir, creemos que merece la pena. Así que ya nos contáis si llegáis hasta allí.

Durante una semana que estuvimos en Mwanza, intentábamos comer en lugares diferentes todos los días, por aquello de no estar comiendo pollo 24/7, que a ver si íbamos a terminar poniendo un huevo o algo. 

Os diremos algunos lugares a los que podéis ir, si os apetece comer algo diferente y por variar:

Yun Long Chinese Restaurant: esto es un hotel que tiene una zona de restaurante, se encuentra a orillas del lago Victoria.

Ya solo por la tranquilidad y las vistas merece la pena ir.

Como os podéis imaginar por su nombre es un sitio de comida china, donde su especialidad es el pollo con almendras, ¿pollo?, nunca te lo hubieras imaginado, ¿verdad?, es broma.

 A nosotros nos gustó mucho la comida y también nos vino bien ir a un sitio con menos bullicio.

IMG_20191026_152513-2

Tenemos que decir que los precios no tienen nada que ver con los locales, evidentemente este sitio está hecho para turistas, pero en cualquier caso si te apetece cambiar, te aconsejamos que lo pruebes.

IMG_20191029_102050-8

Copenhagen Burger house: este es un sitio que lo encontramos casi por casualidad, estaba un poco alejado de la zona centro. Según llegas al local, la fachada no tiene nada de espectacular para que te pueda parecer diferente.

Es un local donde sirven pizzas y creemos que algo más, nosotros fue ver la carta de pizzas y la verdad que centramos la vista ahí, sin poder mirar otras cosas. Bueno, tenía hamburguesas, pero no habíamos ido a un sitio queriendo variar a comer hamburguesa de pollo, que nos iba a salir por las orejas a este paso.

Las pizzas estaban bastante buenas, además un día a la semana tenían una oferta con las pizzas a mitad de precio. ¿Qué si volvimos el día de la oferta?, hombre por quien nos tomáis, nosotros íbamos a vivir la experiencia local, no a comer pizzas. Por eso volvimos, porque seguro que los locales aprovechaban la oferta. 

Kuleana pizza restaurant: este restaurante, se encontraba por la zona centro, iban mucho los locales a comer, así que decidimos probarlo. Habíamos leído que recomendaban las pizzas del lugar, por lo que nosotros decidimos probarlas..

IMG_20191025_140725_1-1

Vale, ya sabemos lo que estáis pensando, estos chicos tienen un problema con las pizzas. Nosotros os diremos, ¿tienen los tanzanos un problema con el pollo?, no amigos, son costumbres. Vale, sí, nosotros no somos italianos, pero ¿qué pasa?, nos gustan mucho y se acabó, no tenemos que seguir dando explicaciones. Que no nos preguntéis más, se acabó, es nuestra vida, nuestro cuerpo… 

Después de haber probado las pizzas y darnos cuenta que no entendíamos la fama, vimos que todos los que estaban allí sentados estaban comiendo ensalada de frutas. Que por cierto tenía una pinta muy buena.

Así que, si vais, mejor pedid fruta.

Chicken run bar and grill: un bar situado en un punto alto de la ciudad, desde el que las vistas eran bastante bonitas, daban directamente al lago Victoria. A este bar decidimos ir porque el chico del Airbnb donde nos quedamos unos días durante nuestra estancia en Mwanza, era el dueño del bar.  

Cambiamos como tres veces de alojamiento, en la semana que estuvimos por Mwanza.

El día que fuimos a tomar algo, resulta que estaban celebrando Halloween, efectivamente en Tanzania también se celebra. Los «yankis» invaden todas las culturas…

Merece la pena acercarse a tomar algo, para disfrutar de una buena cerveza, aunque también se puede comer. Ojo, aviso, en este bar, al igual que en el resto de Tanzania, la música está al volumen que den los altavoces. En Tanzania tienen un serio problema con el sonido, hasta que los altavoces no revienten, no es suficiente volumen, y eso a veces es bastante desagradable.

Queríamos hacer una especial mención en la parte de Mwanza, a Nicas y sus amigos. Nicas fue un chico con el contactamos a través de couchsurfing, pidiéndole alojamiento. Pero, aunque no pudo alojarnos nos invitó a pasar un rato con él y su «squad», como él llamaba a sus amigos. 

Para nosotros, probablemente uno de los momentos que mejor nos sentimos durante todo nuestro viaje.

Nicas y sus amigos nos invitaron a cenar con ellos un día cualquiera y a pasar un rato divertido.

Gracias a ellos, pudimos disfrutar de la verdadera esencia tanzana, algo que llevábamos intentando desde el principio del viaje y aunque habíamos coincidido con muchas personas, nunca llegábamos a sentirnos integrados del todo en la vida de allí.

Ellos nos demostraron que las diferentes culturas y costumbres no son un impedimento para echarte unas risas, comer, beber algo y escuchar algo de música en diferentes idiomas.

Tras nuestra semana allí, llegaba el día de viajar a nuestra siguiente parada, Morogoro y continuar con nuestra ruta por Tanzania de 30 días.

En esta ocasión el viaje lo hacíamos en tren, ¡y qué viaje!, podríamos decir que este trayecto fue más que una experiencia, toda una aventura. 

Este tren tarda literalmente tres días en llegar de Mwanza a Morogoro, una distancia aproximada de unos 1.000 km.

DSC00138-5

Primer tramo Mwanza – Tabora, un tren de tiempos coloniales. 

Segundo tramo Tabora- Morogoro, un tren fabricado por los chinos, un poco más moderno comparado con el primero.

IMG_20191030_164531-9

La puntualidad de ambos es bastante relativa, puede que esté programado para salir a una hora y puede que hasta 5 horas más tarde no salgas de la estación. Como nos pasó en el tren de Tabora.

Si esperas un tren como los de aquí, moderno, rápido y en unas condiciones aceptables. Mejor que no te montes.

Tenemos que decir que el segundo tren no estaba tan mal, pero puede ser que después de haber pasado la noche en el primero donde nos encontramos cucarachas conviviendo con nosotros en nuestra cabina, ya cualquier cosa nos parecía una maravilla.

Salimos un miércoles y hasta el viernes no llegamos a Morogoro. Si, las bicis nos adelantaban. 

Morogoro

Una ciudad situada a unos 200 km de Dar es Salaam.  A los pies de la montaña Uluguru.

En esta ciudad no teníamos pensado parar, pero después de investigar un poco, encontramos un parque nacional que no eran tan conocido y en el que podíamos hacer un safari sin tener que seguir colas de coches para divisar un mismo animal.

Conseguimos contactar con una empresa que nos hacía un buen precio por un día de excursión al monte Uluguru y un día de safari en el parque de Mikumi, además de alojarnos en su casa, incluído en el precio.

Hiking Uluguru: el primer día en Morogoro, hicimos una excursión por este monte.

Nos levantamos temprano, fuimos a buscar algo de desayuno a una especie de pastelería, la primera que veíamos durante todas nuestra ruta por Tanzania de 30 días.

Pudimos tomar café normal, no soluble, así que con esas dos cosas, ya merecía la pena el dinero invertido.

La excursión la hacíamos con otro grupo de chicos de allí, que solían hacer este tipo de rutas todas las semanas.

Te acercan en un autobús hasta el inicio de la ruta y empiezas a caminar durante una hora y media hasta llegar a unas cascadas, donde te puedes bañar.

Después de las cascadas estás otra hora y media aproximadamente, hasta que llegas al punto más alto de la ruta. 

La ruta es muy bonita para hacerlo como una excursión de un día. 

DSC00565-3
DSC00597-4
DSC00607-5
DSC_0569-1
DSC_0692-2

Safari Mikumi national park: este parque se encuentra a un par de horas  en coche de la ciudad de Morogoro.

Pese a su amplia variedad de especies, no es de los más conocidos.

Probablemente esta fue la principal razón por la que nos decidimos por este parque, teniendo en cuenta que solo haríamos un día de safari.

Si vuestra idea es hacer una ruta de varios días divisando animales, este parque puede que no sea la mejor opción.

Nos levantamos cuando aún no había amanecido, ya que hasta la entrada del parque eran unos 120 kilómetros y había que aprovechar el día. Sí, 120 kilómetros, dos horas de viaje, haceros idea de las carreteras tanzanas.

Una vez allí, la primera parte la hicimos andando, porque pensamos que podía ser una gran experiencia poder ver animales más de cerca, sin tener que estar montados en un coche todo el tiempo y lo cierto, es que lo fue. Mezclarte con los animales en su propio entorno, ir divisando sus huellas, tener a una manada de búfalos ante tí a menos de 50 metros, es algo irrepetible.

El resto del safari lo hicimos en un 4×4. En cualquier caso, la excursión al completo nos encantó, sobre todo el hecho de poder ver a los animales en completa libertad tan de cerca.

Aquí os dejamos un enlace, para que vosotros mismos podáis disfrutar de un estupendo safari.

Después de dos días muy intensos nos trasladábamos a la que iba a ser nuestra ultima parada del viaje, Zanzíbar la joya de la corona, paraíso de Tanzania, isla del Índico. Nuestra ruta por Tanzania de 30 días, se acercaba a su fin.

Zanzíbar

Para llegar a Zanzibar, debíamos coger un autobús desde Morogoro a Dar es Salaam y en Dar coger un ferry para cruzar a la isla. Todo esto lo hicimos en el mismo día.

Zanzíbar es un archipiélago, dividida en tres islas, la principal llamada Zanzíbar o Unguja, la isla de Pemba, y la isla de Mafia, más al sur.
Cuna de Al Capone (Já, chiste malo. Perdón.)

Haremos mención a los tres puntos donde nos alojábamos durante nuestra estancia allí, aunque son muchos los lugares que recorrimos. Hay que tener en cuenta que en menos de un día puedes recorrerte la isla de norte a sur, visitando cada uno de sus puntos. Pero ya sabéis ‘pole, pole’.

Stone Town

Qúe hacer y qué visitar en Stone Town

Es la capital del archipiélago de Zanzíbar.

El ferry para cruzar desde Dar a Zanzíbar, llega a esta ciudad.

Es la parte más poblada de toda la isla, cuenta con varios atractivos turísticos.

Lo interesante de esta ciudad es ir recorriendo sus calles e ir descubriendo varios rincones, aunque os indicaremos algunos sitios concretos para visitar y para comer.

 

DSC01132-4
DSC01013-2

La muralla y el museo de la esclavitud, son dos lugares a los que recomendamos ir.

El primero porque es una parte antigua de la ciudad que debes conocer, es gratuito y lo puedes ver cuando estés dando un paseo por la ciudad.

El segundo porque es parte de la historia de Zanzíbar y de toda Tanzania, que se debe conocer, a nosotros nos puso los pelos de punta, ver aquel lugar, pero también es importante conocer la realidad de los sitios.

Pasate por la casa de Freddie Mercury y siéntete una estrella de Queen. Porque sí amigos, Freddie Mercury nació en esta bella ciudad.

También teníamos intención de visitar la Casa de las Maravillas, pero en el momento de nuestra visita se encontraba en obras por su restauración. 

Si la visitas, ¡déjanos en los comentarios que te pareció! ¡Que nos quedamos con las ganas! 

DSC01068-3

Dónde comer en Stone Town

En el parque Forodhani, montan y desmontan todas las noches un mercado de comida local. 

Es algo muy típico donde van todos los turistas, pero como opinión personal, la comida no es tan buena para el precio que tiene y además leímos en alguna guía que utilizaban amoníaco para conservarla y poder usarla de un día para otro, no sabemos si es del todo cierto, pero por si acaso, nosotros lo probamos un día y no repetimos. 

DSC00993-1

Algunos restaurantes donde puedes encontrar opciones variadas para comer son: 

Lukmaan restaurant, un sitio para comer donde van tanto turistas como locales, es uno de los más recomendados. Allí pudimos degustar sabrosas raciones de… ¡pollo! ¡Eso es amigos! ¡Ya lo vais pillando!  

Ma Shaa Allah Cafe, en este restaurante intentamos probar algo diferente y la verdad que acertamos de lleno, riquísimas recetas indias heredadas de la influencia hindú que Zanzíbar recibió hace décadas.

Pwani Mchangani

Situado al noreste de la isla de Zanzibar.

Aquí pasamos dos días alojados en un hostal que habíamos reservado previamente.

La zona no tiene mucho que ver, sobre todo lo que vas a ver por aquí son resorts que ocupan las 3/4 partes de toda la costa. Del cuarto de costa restante que queda libre, la verdad que merece la pena visitarla, playas de arena fina, aguas turquesas, palmeras, todo de ensueño, el paraíso en la tierra.

Luego están los famosos «Beach boys», que no dejan de ser una serie de individuos intentando venderte hasta a su madre con tal de que les compres algo, pueden llegar a ser muy insistentes, pero con paciencia y educación, o con unas pocas risas, se acaban disipando. Era gracioso ver como después de tantos años tratando con turistas, habían aprendido diferentes expresiones en todo tipo de idiomas para ver cual te hacía más gracia.

DSC01225-7

Lo divertido de Zanzíbar es alquilar un coche o moto y poder ir recorriéndose las diferentes zonas.

Encontrarás a lo largo de las diferentes carreteras muchas «granjas» de especias.

Entre tantas que nos encontramos, nosotros decidimos parar en una.

DSC01296-8

La verdad que pagamos 10000Tsh y merece la pena aprender sobre todo tipo de especias, como crecen sus plantas, como se extraen y procesan, y también de diferentes árboles frutales, para conocer de donde venían los mangos, la piña, el cacao, ¡muy interesante!

Todo muy organizado para el turista, pero aun así nos encantó ir probando diferentes frutas y ver todo el proceso de maduración.

Otro de los negocios de los cuales verás muchos carteles son como unas reservas para la conservación de las tortugas marinas.

Nosotros dimos con una, en la que teníamos que pagar 10000Tsh, que en teoría iban destinados al cuidado de las tortugas, que crían allí hasta que ya están preparadas para vivir en libertad.

Nuestra sorpresa fue que, al entrar allí, además de tortugas, tienen otro tipo de animales enjaulados, como un lémur que estaba bastante asustado y otro tipo de especies.

 

IMG_20191106_134132-6

Cuando descubrimos aquello, y tras una visita de un grupo de turistas gritando a los animales y haciendose fotos con ellos, le dijimos al guía que no queríamos continuar con el recorrido y que nos devolvieran el dinero, no íbamos a apoyar ese tipo de atracciones turísticas tan deprimentes.

Tened mucho cuidado con lo que os venden y luego descubrir cuál es la realidad de todo aquello.

En este tipo de países es frecuente aprovechar el exotismo de los animales, para venderlo a los turistas como una experiencia.

Bwejuu

Situado al sureste de Zanzíbar.

En cuanto a los alrededores es un poco como la anterior mencionada, tiene playas de postal, pequeños pueblos donde puedes comer o beber algo, pero poco más.

Lo que encontrarás mucho por aquí, son actividades que organizan los propios resorts, con música en directo en sus restaurantes, fiestas nocturnas, etc…

Cuando estábamos allí, Alberto regaló a Cia por su cumpleaños el famoso Blue Safari, muy conocido en Zanzíbar.

Nos llevaron en un dhow, barco típico zanzibareño, hasta un pequeño atolón de arena dorada, totalmente desierto, donde nos prepararon un estupendo desayuno a base de fruta fresca tropical, que estaba increíble, y pudimos cantarle el cumpleaños feliz a Cía todos juntos. 

IMG_20191109_101422-9

Tras esto, nos dispusimos a pasear por aquel atolón nosotros solos, cual Robinson Crusoe, y hacer snorkel en los alrededores, viendo muchísimos peces de todos los colores., estrellas de mar y todo tipo de fauna marina. ¡Inolvidable!

El hecho de madrugar tanto fue de agradecer, minipunto y punto para «Marbella«, ya que tuvimos el atolón paradisíaco y sus alrededores para nosotros solos. En cuestión de una hora, empezaron a llegar barcos llenos de turistas, y aquel atolón acabó pareciendo Benidorm la primera quincena de Agosto. Ningún encanto.

Si queréis que os facilitemos el contacto de Marbella, dejádnoslo en los comentarios. ¡Será vuestro hombre de confianza en la isla para cualquier actividad que queráis realizar! ¡Incluso imita a Chiquito de la Calzada, que más se puede pedir!

Después de esto, visitamos una zona cercana llena de manglares, donde nos pudimos dar un baño, y colarnos entre sus árboles.

Como punto final, volvimos a la zona céntrica de la isla de Kwale, donde pudimos disfrutar de una mariscada digna de reyes., tomar un poco el sol, y emprender la vuelta impulsados únicamente por el viento en nuestro dhow.

Un experiencia divertida, no especialmente cara, a cambio de un día increíble y que sin duda nunca olvidaremos.

Conclusiones

IMG_20191017_191443-1
IMG_20191018_092304-2

Hasta aquí nuestra ruta por Tanzania de 30 días.

Como último consejo deciros que si vais a Tanzania, dedicaros sobre todo a  pasear por sus calles, a conocer a fondo su cultura y cómo es su gente, seguro que os encanta y disfrutáis mucho más de este viaje. 

Cualquier duda, comentario, pregunta, pega, podéis ponerlo en los comentarios. ¡Os leemos!

Asante sana, es decir, muchas gracias por leernos.

¡Hasta la próxima planetarios!

3 comentarios en “Ruta por Tanzania de 30 días”

  1. Pingback: Ruta en bicicleta por África - Here the planet - Tanzania

  2. Pingback: Cómo ser voluntario en Tanzania - Here the planet

  3. Pingback: Consejos para viajar a Tanzania - Here the planet - Tanzania

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + 4 =